¿Cómo convertir el invierno en amigo del cabello?

El cabello radiante y hermoso es un signo de feminidad y encanto. El cambio frecuente de peinado nos hace más modernas, interesantes y seguras de nosotras mismas. Pero como todas las cosas importantes y valiosas, el cabello requiere de atención e inversión a tiempo para seguir siendo una preciosa joya.

El invierno, con sus bajas temperaturas, vientos y aire seco, puede destrozar nuestro cabello. Nadie está protegido de la caspa, puntas abiertas y rotas, debilidad y caída del cabello. Nuestro seguro esperanzador es tomar medidas de prevención.

Todas podemos mostrar que amamos nuestro cabello con algunos pasos sencillos como el lavado, nutrición, hidratación y regeneración. Sólo así podremos evitar los efectos negativos y problemas de salud del cabello y del cuero cabelludo.

Corte de cabello

Un elemento fundamental y obligatorio para el cuidado de un cabello sano y hermoso durante el invierno es el corte de puntas como mínimo una vez cada cuatro o cinco semanas. Las puntas del cabello son las que más rápidamente se dañan, se abren y se rompen.. Las damas que apuesten por su buena imagen, visitarán inmediatamente la peluquería nada más notar la presencia de sequedad en las puntas para resolver el problema. Aunque la corrección de la longitud sea mínima, el cabello será recompensado con un aspecto saludable y una bonita forma. El procedimiento en sí nos recargará de felicidad y autoestima.

Lavado

El lavado del cabello durante el invierno debe ser menos frecuente. Ha de efectuarse con champús suaves y delicados, sin alcohol ni aromatizadores. El champú nutritivo e hidratante cargará el cabello con sustancias naturales de la madre naturaleza y retendrá la humedad durante más tiempo tras el lavado, lo cual  preservará la fuerza del cabello. ¡Atención, la temperatura del agua no debe ser demasiado alta para no eliminar los aceites naturales beneficiosos que ayudan además a prevenir la caída del cabello!

Fácil peinado y brillo

A menudo cuando nos lavamos el cabello, nos conformamos solo con el uso de champú, olvidándonos de aplicar acondicionador. El acondicionador suaviza el cabello y lo hace más manejable. Independientemente de la longitud del cabello, se peinará instantáneamente y sin tirones dolorosos. Un acondicionador sin aclarado preservará la humedad de nuestros cabellos, los sellará y protegerá de los efectos nocivos del medio ambiente tales como frío, viento, aire seco y contaminado.

Nutrición profunda y regeneración

Para estimular el cabello tanto en la superficie como en profundidad, podemos apostar por mascarillas, aceites y sérums. Estos componentes se mantendrán en las raíces y el cuero cabelludo durante mucho más tiempo que el acondicionador. Una vez por semana, habrá que revivir y estimular los procesos de regeneración capilar con una mascarilla profundamente nutritiva. El cuero cabelludo se calmará, la piel no se descamará  y los folículos capilares nos agradecerán el masaje  y la mejor circulación sanguínea. 

Los productos que contienen aceites de almendra, oliva, argán y miel son adecuados para la nutrición profunda del cabello.

Los expertos aconsejan:

  • Cortar el cabello regularmente;
  • Llevar el cabello recogido para evitar la electricidad estática;
  • Evitar el uso de gorros de lana, llevar gorros de satén o seda;
  • Lavar el cabello con agua templada;
  • Envolver el cabello con toalla turbante tras su lavado;
  • Secado natural del cabello. Si esto no es posible, utilizar secador evitando que  el aire sea muy caliente y, a una distancia mínima de 10-15cm;
  • Evitar los aparatos calientes de peinado como las planchas o rizadores de cabello. En caso de que su uso sea necesario, es imprescindible el uso de productos de protección térmica;
  • Nunca salir a la calle con el cabello mojado pues el frío lo debilita;
  • Dormir sobre una funda de seda o satén;
  • A lo largo del día, no debe olvidarse la hidratación interior, tomando suficientes líquidos.
  • Humidificación de la habitación.

 



 

Rubias y morenas, ¿para quién más sino para nosotras mismas debemos cuidarnos y hacer los mayores esfuerzos? El temperamento y la soltura en la esfera íntima de cada una de nosotras puede ser descifrada por los cambios frecuentes del peinado. El deseo de ser diferentes e inigualables es una señal segura  de que hasta en el amor seremos las iniciadoras de experimentos diferentes y atrevidos.

De lunes a domingo de 07:00h a 19:00h
Te llamamos
Cesta(0)

Iniciar sesión

Recuperación de contraseña

¡Escríbenos y nos pondremos en contacto!